Mapa de empatía

La empatía es colocarse en el lugar de otra persona, ejerciendo un posicionamiento más justo y comprensivo. Mostrar empatía hacia los demás facilita las relaciones sociales. La evolución humana ha favorecido a los individuos más sociables y empáticos frente a los más individualistas, que tienden a ser menos empáticos.

Además, como las personas empáticas tienen más facilidad para sintonizar con los demás, resultan más persuasivas.

El objetivo del mapa de empatía es ayudarte a ‘ponerte en el traje’ del consumidor final para así comprender y entender sus aspiraciones, necesidades y frustraciones. Este conocimiento es muy útil porque te da los pilares con los que construir tu propuesta de valor 

Cuando comprendas cómo el cliente se relaciona con su entorno y cómo le afecta lo que le rodea podrás definir un producto que se adapte a su punto de vista respecto a una necesidad, y además podrás conseguir una relación sostenible a largo plazo. El objetivo último no es sólo comprender mejor al cliente sino ajustar tu propuesta de valor a sus aspiraciones, frustraciones y necesidades reales.

Sirve para identificar las necesidades de tu cliente y definir la oportunidad del proyecto. En general, el Mapa de empatía es útil cuando tienes una gran cantidad de información de campo que quieres organizar: te dará una perspectiva más amplia de tu cliente, al que conocerás y comprenderás mejor, y te permitirá definir de manera más exacta el segmento de usuario o cliente al que quieres dirigirte.

El objetivo no es únicamente pensar como tu cliente, debes convertirte en él.

Segmenta: Es preciso identificar quiénes son los clientes para realizar una posterior agrupación de todos ellos. El marketing estratégico lleva mucho tiempo utilizando diversos sistemas de etiquetado de clientes de manera tradicional. Actualmente, los CRMS y los Sistemas Integrados de Información, son herramientas muy poderosas a la hora de realizar segmentaciones de éxito.

 Humaniza: una vez ya tienes los segmentos creados, tendrás que “dar vida” a una persona de cada segmento. Para ello, crearas un prototipo de perfil con nombre propio, una fotografía y su información. Darle personalidad concreta a lo que antes era un segmento de población te será útil para crearte una imagen mental y focalizar a quién tienes que dirigirte. 

 Empatiza: Esta es la fase clave para crear el mapa de empatía. En ella, lo primero es fijarse en los estímulos visuales, cómo es el mundo de nuestro potencial cliente, sus amistades, etc. En segundo lugar, debemos analizar qué escucha la persona, quiénes son sus líderes, a qué marcas sigue, qué ideas políticas tiene.

En tercer lugar, es preciso analizar qué piensa y siente la persona, cuáles son sus sueños y aspiraciones, etc. En cuarto lugar, es preciso analizar cuáles son sus conversaciones más habituales, qué le interesa, sobre qué trata, por ejemplo, en sus redes sociales. Por último, en quinto lugar, debemos analizar y saber cuáles son sus miedos e ilusiones.

Valida: Ahora es necesario salir a campo a validar cada una de las hipótesis obtenidas. La forma en que lo hagas, ya depende ti.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/ProtargetMKT
@Protarget_MKT
Abrir chat